Otras coinfecciones de la enfermedad de Lyme

Además de las enfermedades descritas anteriormente, las garrapatas en diferentes áreas geográficas pueden estar infectadas con una o más de las siguientes coinfecciones de la enfermedad de Lyme: Virus de la fiebre de las garrapatas de Colorado; Micoplasmas; Virus de la encefalitis de Powassan; Fiebre Q; Fiebre manchada de las Montañas Rocosas (Rickettsia); Fiebre recurrente transmitida por garrapatas, otras formas de Borrelia y tularemia. La tabla de garrapatas indica dónde se encuentran estas enfermedades. Todavía no hemos identificado todas las enfermedades que portan y transmiten las garrapatas.

Fiebre por garrapatas de Colorado

La fiebre por garrapatas de Colorado está causada por un virus que portan las garrapatas de las Montañas Rocosas. Los síntomas son fiebre alta aguda, dolor de cabeza intenso, escalofríos, fatiga y dolor muscular.

Micoplasma

Se han identificado especies de micoplasma en las garrapatas. Más pequeñas que las bacterias, invaden las células humanas y alteran el sistema inmunitario, provocando fatiga, síntomas musculoesqueléticos y problemas cognitivos. Los micoplasmas pueden tratarse con antibióticos.

Virus Powassan

El virus Powassan causa encefalitis transmitida por garrapatas. Los pacientes pueden ser asintomáticos o sufrir un compromiso neurológico grave y la muerte. Los síntomas comunes pueden incluir fiebre, dolor de cabeza, vómitos, debilidad, confusión, convulsiones y pérdida de memoria. Pueden producirse problemas neurológicos a largo plazo. No existen pruebas comerciales de diagnóstico de la enfermedad, ni tampoco un tratamiento específico. Sin embargo, puede ser necesario hospitalizar a los pacientes para que reciban atención para reducir la inflamación del cerebro o para que reciban asistencia respiratoria.

Fiebre Q

La fiebre Q está causada por la Coxiella burnetii, un tipo de bacteria que transmiten el ganado vacuno, ovino y caprino. Los síntomas son similares a los de la enfermedad de Lyme. La fiebre Q suele comenzar con fiebre alta. La neumonía y la función hepática anormal también sugieren la presencia de la fiebre Q. La doxiciclina es el tratamiento de elección.

Fiebre manchada de las Montañas Rocosas

La fiebre manchada de las Montañas Rocosas está causada por una bacteria llamada Rickettsia rickettsii que se transmite por la picadura de una garrapata. Los pacientes desarrollan fiebre alta, sarpullido, dolor de cabeza y problemas de sangrado. El 30% de los pacientes no tratados mueren. Es tratable con antibióticos, a menudo doxiciclina.

Parálisis por garrapatas

Ciertas garrapatas segregan una toxina que provoca una parálisis progresiva, que se revierte cuando se retira la garrapata.

Fiebre recurrente transmitida por garrapatas

El agente de la fiebre recurrente transmitida por garrapatas, Borrelia hermsii, es portado por garrapatas blandas del oeste de Estados Unidos. Se caracteriza por ciclos de fiebre alta y se trata con antibióticos.

Tularemia

La tularemia, o fiebre del conejo, se da en todo Estados Unidos. Está causada por la bacteria Francisella tularensis. Los síntomas pueden incluir úlceras en la piel, ganglios linfáticos hinchados y dolorosos, ojos inflamados, dolor de garganta, llagas en la boca, neumonía, diarrea y vómitos. El tratamiento más eficaz es con fluoroquinolonas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.