Deficiencia de vitamina A en la madre durante el embarazo y su relación con las concentraciones de hemoglobina materna y neonatal en familias egipcias pobres

Abstract

Antecedentes. La deficiencia de vitamina A (DVA) durante el embarazo representa un importante problema de salud pública en los países en desarrollo. La anemia es una consecuencia común de la DVA. Nuestro objetivo es medir las concentraciones de retinol en suero de una muestra de madres egipcias pobres y correlacionarlas con su Hb% y el Hb% del cordón umbilical. Métodos. En este estudio transversal participaron 200 madres sanas y sus recién nacidos sanos a término. Se tomaron muestras de sangre materna y del cordón umbilical para realizar un hemograma y medir las concentraciones de retinol en suero. Resultados. Cuarenta y siete madres (23,5%) tenían DVA y el 50% eran anémicas. Las madres con DVA tenían una media de Hb% significativamente menor y una frecuencia de anemia significativamente mayor (95,7%) en comparación con las madres sin DVA (35,9%). El riesgo relativo de anemia entre las madres con DVA fue de 2,7 (IC = 2,12-3,3). Los recién nacidos de madres con DVA tenían una media de Hb% en el cordón umbilical significativamente inferior a la de los recién nacidos de madres sin DVA. Las concentraciones de retinol en el suero materno se correlacionaron positivamente con el Hb% materno y el Hb% del cordón umbilical. Conclusión. La DVA materna durante el embarazo entre las madres pobres está asociada a la anemia materna y a un menor Hb% de los recién nacidos al nacer. La suplementación con vitamina A es muy recomendable para este grupo vulnerable.

1. Introducción

Los requerimientos de vitamina A se incrementan durante el embarazo. Se ha recomendado una ingesta diaria de 800 μg de equivalentes de retinol como nivel seguro de vitamina A para las mujeres embarazadas . Según la OMS, el 7,8% de las mujeres embarazadas de África padecen ceguera nocturna y el 15,3% tienen bajas concentraciones de retinol en suero . La deficiencia de vitamina A (DVA) durante el embarazo se asocia con un aumento de la mortalidad materna y de las tasas de mortalidad infantil durante el primer año de vida.

Según la OMS, la anemia afecta globalmente al 41,8% de las mujeres embarazadas de todo el mundo y al 57,1% de las mujeres embarazadas de África . La anemia materna durante el embarazo aumenta la mortalidad materna y tiene muchos efectos adversos en el resultado del feto, incluyendo el tamaño pequeño para la edad gestacional, la rotura prematura de membranas y el parto prematuro. La anemia materna grave puede estar asociada a la muerte fetal y neonatal.

Se sabe que la vitamina A desempeña un papel en la hematopoyesis, y la anemia es una consecuencia común de la DVA . Se ha comprobado que la administración de suplementos de vitamina A durante el embarazo mejora el Hb% materno . El objetivo del presente estudio fue medir las concentraciones séricas de retinol de una cohorte de madres egipcias pobres y correlacionarlas con sus concentraciones de hemoglobina (Hb%) y el Hb% del cordón umbilical de sus respectivos recién nacidos.

2. Sujetos y métodos

Este estudio transversal incluyó a 200 recién nacidos a término y sus respectivas madres que fueron reclutados en la sala de recepción de un Hospital Universitario de Ginecología y Obstetricia, en El Cairo, Egipto, durante el período comprendido entre junio y diciembre de 2011. Este hospital proporciona atención prenatal y obstétrica a las mujeres embarazadas en una zona metropolitana de El Cairo de bajo nivel socioeconómico. El estudio fue aprobado por el comité ético local de la Facultad de Medicina.

Se utilizó la calculadora estadística en línea «http://www.raosoft.com/» para el cálculo del tamaño de la muestra guiado por un nivel de confianza del 95% y un error α del 5%. Se calculó que el tamaño de la muestra era de 195 parejas madre-lactante.

Sólo se incluyeron madres aparentemente sanas, de entre 19 y 39 años, con un embarazo único y un espaciado adecuado entre embarazos (un intervalo de más de 18 meses desde el nacimiento hasta la concepción posterior) que dieron a luz mediante un parto vaginal espontáneo sin complicaciones. Todas las madres incluidas eran de bajos ingresos (menos de 53,43 dólares per cápita al mes). Se excluyeron todas las mujeres con gran multiparidad (más de 5 partos), embarazo complicado, incluido el embarazo múltiple, diagnóstico establecido de anemia materna durante el embarazo, preeclampsia, enfermedad renal, hemorragia anteparto (desprendimiento de placenta, placenta previa, vasa previa), antecedentes de fiebre y signos de infección aguda, así como las madres que habían dado a luz mediante parto vaginal instrumental o cesárea. También se excluyeron todas las mujeres que tomaban suplementos de vitamina A o tenían antecedentes de exposición a teratógenos.

Se excluyeron los neonatos que habían dado a luz antes de las 37 semanas y tenían un peso al nacer inferior a 2.500 gramos. También se excluyeron los neonatos con anomalías congénitas, traumatismos de nacimiento, así como los neonatos con antecedentes familiares de anemia hemolítica o incompatibilidad maternofetal (prueba de Coombs positiva o recuento elevado de reticulocitos).

Durante el período de 6 meses, entre 2058 partos se excluyeron 1554 madres, 96 rechazaron la participación en el estudio y se excluyeron 208 recién nacidos. Las causas de exclusión de las madres incluyeron la edad inadecuada para el estudio (87), la gran multiparidad (194), el espaciamiento inadecuado entre embarazos (110), el embarazo complicado (204), la exposición a teratógenos (5), la administración de suplementos de vitamina A (117), el parto por cesárea (693) y el parto vaginal instrumental (144). Las causas de exclusión de los recién nacidos incluyeron la prematuridad y el bajo peso al nacer (70), la presencia de anomalías congénitas y traumatismos en el parto (69), la incompatibilidad maternofetal (22) y los antecedentes familiares de anemia hemolítica (47).

Se tomó un consentimiento informado de cada madre antes de la inscripción en el estudio.

2.1. Evaluación clínica

Se obtuvo una historia detallada de cada mujer que incluía la paridad y los síntomas sugestivos de DVA: infecciones urinarias y respiratorias recurrentes y síntomas de ojo seco (molestias oculares, sequedad ocular, sensación de cuerpo extraño, fotofobia y ceguera nocturna). Se pidió a las madres que recordaran todo lo consumido (incluidos los alimentos y los líquidos) al día, lo que representaba su ingesta habitual, desde la primera comida o bebida al despertar hasta la medianoche del día del informe. Se analizaron los datos y se calculó la ingesta de vitamina A mediante el programa «Diet Analysis Program, 1995» (Lifestyles Technologies, Inc., Northbridge Point, Valencia, CA). La exploración física se realizó haciendo hincapié en el examen ocular para detectar la sequedad ocular mediante 3 pruebas sencillas no invasivas. Las pruebas se realizaron en secuencia, empezando por el tiempo de ruptura de la película lagrimal (TBUT), seguido por el examen de la córnea mediante tinción con fluoresceína y la prueba de Schirmer I sin anestesia tópica. Las tiras de Schirmer (Tianjin Jingming New Technological Development Co., Ltd., China) se introdujeron en el saco conjuntival inferior en la unión de los tercios lateral y medio, evitando tocar la córnea, y se registró la longitud de las tiras húmedas en milímetros después de 5 minutos. El punto de corte utilizado para el diagnóstico de ojo seco fue <10 mm a los 5 minutos.

Para los recién nacidos, se registraron las puntuaciones de Apgar a los 1 y 5 minutos para excluir la presencia de asfixia perinatal. El peso al nacer se midió con una báscula digital para bebés. El mismo investigador midió la longitud y la circunferencia occipitofrontal (COF). La edad gestacional se estimó mediante el nuevo sistema de puntuación de Ballard. Se realizó un examen sistémico para excluir hepatoesplenomegalia y anomalías congénitas.

2.2. Investigaciones de laboratorio

Se recogieron cinco mL de sangre materna por venopunción inmediatamente antes del parto del recién nacido. La sangre del cordón umbilical se recogió en el momento del parto del extremo placentario del cordón; se recogieron unos 5 mL de sangre mixta arterial y venosa. Cada una de las muestras de sangre materna y del cordón umbilical se dividió en dos especímenes. Una de las muestras se recogió en un tubo de EDTA para realizar el hemograma (tanto para las madres como para los recién nacidos), el recuento de reticulocitos y la prueba de Coombs (sólo para los recién nacidos). Según la OMS, se consideraba que la anemia materna se producía cuando el porcentaje de Hb era inferior a 11 gm%. La otra muestra se recogió en un vial de vidrio esterilizado en autoclave para medir la concentración de retinol en suero. Los viales se envolvieron inmediatamente en papel de aluminio para evitar la fotooxidación de la vitamina A, se almacenaron a 4°C y se dejaron coagular. Después de centrifugar las muestras de sangre, el suero fue cuidadosamente extraído en otro vial y almacenado en un contenedor oscuro a -20°C hasta su análisis. La medición de la concentración de retinol en suero se realizó mediante cromatografía líquida de alto rendimiento (HPLC) utilizando una columna de fase inversa y detectores de matriz de diodos. Según la OMS, se utilizó un nivel de retinol sérico materno ≤0,7 μmol/L como valor de corte para el DVA materno .

2,3. Análisis estadísticos

Los datos fueron codificados y analizados con el Statistical Package for Social Sciences (versión 17; SPSS Inc, Chicago, IL, USA). La descripción de las variables cuantitativas se presentó como media y DE, y la de las variables categóricas se presentó como frecuencia y porcentaje. Se utilizó un test no apareado para comparar las variables cuantitativas paramétricas entre los 2 grupos: madres con DVA y madres sin DVA. Se utilizó la prueba de Chi cuadrado (χ2) para comparar las variables categóricas entre ambos grupos. Se utilizó la prueba de correlación de Pearson para correlacionar las concentraciones de retinol en suero materno con diferentes variables. Para todos los análisis, el nivel de significación se fijó en el valor <0,05.

3. Resultados

La edad de las incluidas osciló entre 19 y 37 años con una media de años. Cuatro madres (2%) dieron historia de ceguera nocturna y tenían signos de sequedad ocular. La ingesta materna de retinol osciló entre 217,7 y 1300 μg/día con una media de μg/día y una mediana de 435,5 μg/día (390-890). Ciento cuarenta y una madres (70,5%) tenían una ingesta de retinol ≤800 ug/día.

La media de Hb% materna fue de g% con un rango entre 6,6 y 13 g% y el 50% de las madres eran anémicas con una media de Hb% de gm% y el 50% eran no anémicas con una media de Hb% de 11,6 ± 0,4 gm%. Las madres anémicas tenían una menor concentración media de retinol en suero ( μmol/L) en comparación con las madres no anémicas (), pero la diferencia no fue estadísticamente significativa, .

Las concentraciones de retinol en suero materno oscilaron entre 0,31 y 3,6 μmol/L con una media de μmol/L. Cuarenta y siete madres (23,5%) tenían DVA con una concentración media de retinol en suero de 0,56 ± 0,14 μmol/L. Las madres con DVA tuvieron una ingesta media de retinol significativamente menor en comparación con las madres sin DVA, con una correlación positiva significativa entre la concentración de retinol sérico materno y la ingesta de retinol ( y ). No se encontraron diferencias significativas entre ambos grupos en cuanto a la edad y la paridad (Tabla 1).

1.072

Madres con DVA Madres sin DVA valor
Edad materna (años) 0,29
Paridad 0,926 0.36
1Ingesta de retinol (µg/día) 3,412 0.002
Retinol sérico (µmol/L) 14,816 0.001
Hb% (g/dL) -9,557 0.001
VAD: deficiencia de vitamina A; Hb%: concentración de hemoglobina.
Los datos se presentan como media ± SD. Se utilizó un test no apareado para las comparaciones. El valor < 0,05 indica una diferencia significativa.
La ingesta de retinol se midió mediante el análisis de un recuerdo dietético de 24 horas utilizando «Diet Analysis Program, 1995» (Lifestyles Technologies, Inc, Northbridge Point, Valencia, CA).
Tabla 1
Comparaciones entre las madres con deficiencia de vitamina A y las madres sin deficiencia de vitamina A con respecto a la edad, paridad, estado de la vitamina A y concentración de hemoglobina.

Las madres con DVA tenían una media significativamente menor de Hb% ( gm%) en comparación con las madres sin DVA ( gm%), con una correlación positiva significativa entre las concentraciones de retinol sérico materno y el Hb% materno ( y ) (Figura 1). Las madres con DVA tenían una frecuencia significativamente mayor de anemia (95,7%) en comparación con las madres sin DVA (35,9%), .

Figura 1

Correlaciones entre las concentraciones de retinol en suero materno y las concentraciones de hemoglobina materna y del cordón. Se utilizó la prueba de correlación de Pearson para correlacionar las concentraciones de retinol en suero materno con el Hb% materno ( y ) y el Hb% del cordón umbilical ( y ).

El riesgo relativo de anemia entre las madres con DVA fue de 2,7 (IC = 2,12-3,3). La edad gestacional media de los recién nacidos incluidos fue de semanas con un rango entre 37 y 40 semanas. El peso medio al nacer fue de gm con un rango entre 2890 y 3950 gm. La media de la OFC fue de cm con un rango entre 33 y 36 cm. La longitud media fue de cm con un rango entre 47 y 50 cm. La media de Hb% de todos los recién nacidos fue de gm/dL con un rango entre 14,0 y 19,0 gm/dL. El nivel medio de retinol sérico del cordón fue de μmol/L con un rango de 0,28 a 2,23 μmol/L.

Los recién nacidos de madres con DVA tuvieron valores medios significativamente más bajos de Hb%, MCV. MCH y MCHC en comparación con los recién nacidos de madres sin DVA (Tabla 2) con una correlación positiva significativa entre las concentraciones de retinol en suero materno y el Hb% del cordón umbilical ( y ) (Figura 1). No hubo diferencias significativas entre los dos grupos en cuanto a la edad gestacional, las medidas antropométricas, los recuentos de glóbulos blancos y de plaquetas de los recién nacidos (Tabla 2).

0.936

13.313

Niños de madres con DVA Niños de madres sin DVA valor
Edad gestacional (semana) 0,351
Peso (kg) 1,033 0.303
OFC (cm) 1,228 0,227
Longitud (cm) 1,06 0.289
Cobros (103/mm3) 0,154 0.852
Hb% (g/dL) -11,6 <0.001
MCV (fL) -3,42 0,001
MCH (pg) -2,649 0.009
MCHC -5,788 <0.001
Placas (103/mm3) 1,9 0.08
Concentración de retinol (µmol/L) 0,001
VAD: deficiencia de vitamina A; OFC: circunferencia occipitofrontal; GB: glóbulos blancos; Hb%: concentración de hemoglobina; VCM: volumen corpuscular medio; HCM: hemoglobina corpuscular media; HCM: concentración de hemoglobina corpuscular media.
Los datos se presentan como media ± DE. Se utilizó una prueba no apareada para las comparaciones. El valor < 0,05 indica una diferencia significativa.
Tabla 2
Comparaciones entre los recién nacidos de madres con deficiencia de vitamina A y los recién nacidos de madres sin deficiencia de vitamina A con respecto a las medidas antropométricas, los parámetros hematológicos y las concentraciones de retinol en el suero del cordón.

Los recién nacidos de madres con DVA tuvieron una concentración media de retinol en el cordón umbilical significativamente menor (0,43 ± 0,1 μmol/L) en comparación con los recién nacidos de madres sin DVA (1,19 ± 0,42 μmol/L). La concentración de retinol en el suero del cordón umbilical de todos los recién nacidos tuvo una correlación significativamente positiva con la concentración de retinol en suero de sus respectivas madres ( y ).

4. Discusión

En Egipto, el DVA durante el embarazo representa un importante problema de salud pública. En un estudio reciente, El-Khashab et al. (2013) encontraron que el 20% de las mujeres embarazadas tenían DVA . En otros países en desarrollo, se encontró DVA entre el 15,8% (en Nigeria) y el 18,8% (en Bangladesh) de las mujeres embarazadas . La frecuencia de madres con una ingesta de retinol inferior a la recomendada (70%) es superior a la registrada en otros países en desarrollo (53%) . La correlación positiva entre las concentraciones de retinol en el suero materno y la ingesta de vitamina A por parte de la madre está documentada en muchos estudios anteriores . La mayor frecuencia de DVA en el presente estudio puede explicarse por la inclusión de sólo mujeres de familias de bajos ingresos.

La frecuencia de anemia entre las mujeres embarazadas incluidas (50%) es similar a la notificada en África Occidental y Central y en otros países en desarrollo.

En estudios anteriores se notificó una media de Hb% significativamente menor entre las mujeres embarazadas con DVA en comparación con las mujeres sanas y correlaciones positivas significativas entre el retinol sérico materno y el Hb% materno. Las mujeres con DVA tenían un riesgo 1,8 veces mayor de padecer anemia que las mujeres sin DVA. Se ha comprobado que la administración de suplementos de vitamina A mejora las concentraciones de hemoglobina y reduce la anemia materna en las mujeres que viven en zonas donde la DVA es frecuente . No se han dilucidado los mecanismos de la anemia resultante del DVA ni cómo la administración de suplementos de vitamina A puede mejorar la hemoglobina. Estos mecanismos se dividen en tres categorías generales. En primer lugar, la modulación de la eritropoyesis, ya que el ácido retinoico estimula la transcripción del gen de la eritropoyetina. La suplementación con vitamina A aumenta el nivel de eritropoyetina circulante. El segundo mecanismo es la función antiinfecciosa, ya que la infección se asocia con la disminución de los niveles de hierro sérico, la supresión de la eritropoyesis y una menor concentración de hemoglobina. El tercer mecanismo es la modulación del metabolismo del hierro. Se ha sugerido que la vitamina A es necesaria para la movilización y utilización del hierro para la síntesis de hemoglobina. La vitamina A mantiene la homeostasis del hierro mediante la modulación de la expresión de la hepcidina hepática y la regulación de la proteína reguladora del hierro-2 (IRP2) . En los casos de DVA, el hierro queda atrapado en el hígado y el bazo y no se libera eficazmente para la eritropoyesis por parte de la médula ósea.

La diferencia no significativa entre las madres anémicas y no anémicas en cuanto a las concentraciones séricas de retinol indica que la DVA no es la única causa de anemia durante el embarazo. Las causas de la anemia durante el embarazo incluyen la deficiencia de hierro (la causa más común), otras deficiencias de micronutrientes (zinc, cobre, vitamina B12 y ácido fólico), hemoglobinopatías (anemia de células falciformes y talasemia) y patógenos humanos en ciertas poblaciones geográficas, como la anquilostomiasis, la malaria y el virus de la inmunodeficiencia humana. Debido a que el presente estudio tenía como objetivo correlacionar el DVA materno con la anemia materna y el Hb% neonatal y a la falta de apoyo financiero, no pudimos evaluar el estado del hierro de todas las mujeres incluidas.

5. Conclusión

La DVA materna durante el embarazo se asocia con anemia materna y menor Hb% de los recién nacidos al nacer. Se recomienda la administración de suplementos de vitamina A durante el embarazo, especialmente en los países de bajos ingresos, para disminuir la frecuencia de la anemia.

Abstáculos

VAD: Deficiencia de vitamina A
Hb%: Concentración de hemoglobina
OFC: Circunferencia occipitofrontal
TBUT: Tiempo de ruptura de la película lagrimal
VC: Volumen corpuscular medio
MCH: Hemoglobina corpuscular media
MCHC: Concentración de hemoglobina corpuscular media
IRP2: Proteína reguladora del hierro-2.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Reconocimiento

La idea y todos los pasos de este trabajo fueron realizados por los autores únicamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.